miércoles, 16 de abril de 2014

El Miravent

De los años que llevo creciendo en esta playa he aprendido a mirar, por ejemplo, cuán lento crece la marga de mar. Sé, que la mas rosada se abre timidamente entre el 4 al 7 de marzo de cada año. Si ha llovido mucho tardará un día o dos más en sacudirse el resto acuoso que le pesa. Hay alguna que otra marga de color amarillento del otro lado del peñasco, y esa saldrá solita para la primera semana del mes de abril. Hay pocas flores por esta costa, la verdad.
De niña bajaba siempre hasta aquí y jugaba con la roca, ésta que sedienta de sales se adentra solitaria al mar, como quien juega con un gigante. Yo me peleaba como un aventurera con ella a quien llamaba “el Miravent”. Por la tarde mi sombra cortaba la playa en dos en una diagonal infinita en negro claro, que no llegaba ni al gris, y se convertía en monstruo de arena oscura que desafiaba al Miravent. Yo sólo conocía las patas de mi socio aventurero; a veces me escondía en su hueco irreverente y entre los dos luchábamos contra aquel ogro de arena oscura que se movía cada vez que lo hacía yo.
De lo que nunca me quité el miedo fue del sonido de ese viento que en invierno parece venir de la misma entraña del mar y que hora a hora va tallando a mi socio aventurero barriéndole los sobrantes de esa piedra brava y rojiza que lo envuelve. Ese viento grave, dueño de espumas y conocedor de mis pensamientos, se me aparece hasta cuando estoy lejos para contarme en qué ando yo.

Y aún, aún me queda el mar … 

2 comentarios:

La condesa sangrienta dijo...

Qué hermosas imágenes de sales, de flores marinas y de esos necesarios monstruos infantiles que nos preparan para dar batalla a los miedos futuros.
Me gustó mucho este texto!
un beso.

mary poppins dijo...

gracias siempre por tus gentiles comentarios Dear Condesa

Y nunca habra monstruos suficientes ...